euskara | castellano | english
Foto de cabecera Home
Skip Navigation Links Home » Actualidad » Noticias

Un informe revela la escasa concienciación de los europeos en el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos

La Comisión Europea se basará en este estudio, liderado por la Universidad de las Naciones Unidas y que ha contado con la participación de GAIKER-IK4, para revisar y mejorar en 2008 la Directiva Europea de recogida y reciclado de estos residuos

03/12/2007  Sólo un 25% de los electrodomésticos de tamaño mediano y el 40% de los grandes electrodomésticos de Europa se recogen para ser recuperados y reciclados. Estos datos se desprenden de un estudio realizado por la Universidad de las Naciones unidas (UNU) para la Comisión Europea, con la colaboración del Centro Tecnológico GAIKER-IK4.

Con los pequeños electrodomésticos y equipos electrónicos (secadores de pelo, reproductores MP3, etc.) las cifras empeoran. Salvo excepciones, muestran un nivel de reciclado cercano al 0%.

La Directiva Europea sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) -ahora en revisión- establece un objetivo anual de recogida de 4 kg per capita. Sin embargo, la investigación apunta grandes diferencias en la tasa actual de recogida entre los Estados Miembros. En los países económicamente más fuertes se alcanzan estas cifras fácilmente, mientras que éstas representan un desafío para los nuevos miembros.

Los bajos índices de recogida actuales son resultado, en parte, de la escasa concienciación de los consumidores y representan un motivo de preocupación. Especialmente considerando que el estudio predice que en la Europa de los Veintisiete, el residuo electrónico crecerá entre un 2,5 y un 2,7% al año hasta superar los 12 millones de toneladas en el año 2020.

El informe propone posibles objetivos de recogida a largo plazo del 60% para estos pequeños aparatos, al igual que para equipos de audio de tamaño medio, microondas y televisores. Los objetivos de recogida para grandes electrodomésticos como frigoríficos y lavadoras serían del 75%. Si estos objetivos se cumplieran, pasaríamos de los 2,2 millones de toneladas de residuo electrónico que se recogen en la actualidad a unos 5,3 millones en el año 2011.

Beneficios medioambientales

Recuperar y reciclar diferentes tipos de residuos electrónicos beneficia el medio ambiente en distinta medida en términos de reducción de contaminación, conservación de recursos naturales, reducción del consumo energético y de evitar emisiones que causan el calentamiento global y la disminución de la capa de ozono. Por ejemplo, una de las máximas prioridades ambientales es controlar los clorofluorocarburos (CFCs) de viejos frigoríficos. Incrementando el índice de recogida del 27% logrado en 2005 al 75% sugerido para 2011, se conseguirá una importante reducción de los compuestos químicos que destruyen la capa de ozono. Y también, dado que los CFCs son gases con alto efecto invernadero, se evitará la emisión a la atmósfera del equivalente a 34 millones de toneladas de CO2.

La mejora de la recogida de residuos electrónicos es clave también para prevenir la contaminación. Se estima que, por ejemplo, los 660 millones de lámparas de bajo consumo vendidos en 2006 en la UE-27 contienen cerca de 4,3 toneladas de mercurio y que las pantallas planas de LCD contienen unas 2,8 toneladas más. Por eso es necesario que los consumidores contribuyan a controlar estos riesgos tóxicos entregando los aparatos desechados a recicladores cualificados, para un tratamiento adecuado.

La Directiva sobre RAEEs

Realizado entre septiembre de 2006 y agosto de 2007, el proyecto forma parte de una serie de estudios encargados por la Comisión Europea como base científico-técnica para la revisión de la Directiva sobre RAEE, prevista para 2008. Las principales tareas del trabajo han sido:

Evaluar el grado de aplicación de la Directiva por los Estados Miembros, con especial atención a los aspectos medioambientales, económicos y sociales de la Directiva sobre RAEE.
Proporcionar opciones legislativas y no legislativas para mejorar la efectividad medioambiental, la eficiencia de costes y la simplificación de la Directiva sobre RAEE.
La investigación ha implicado cuestionarios y entrevistas con más de 180 actores involucrados en la recogida y reciclado de aparatos electrónicos, lo cual, combinado con una exhaustiva revisión de datos pre-existentes, ha permitido completar una detallada fotografía de la situación en Europa. El informe ha identificado, además, las necesidades de armonización y simplificación en las definiciones de categorías de residuos electrónicos y la exigencia de hacer cumplir las disposiciones clave a nivel europeo y nacional a todos los actores en la cadena de reciclado de RAEEs (organizativas y operacionales), con énfasis en el cese de las exportaciones ilegales de residuos.

La Universidad de las Naciones Unidas (UNU) ha encabezado el consorcio autor del estudio, en el que han colaborado, además de GAIKER-IK4, AEA Technology (Gran Bretaña), el Centro Medioambiental Regional para Europa del Este y Central (Hungría) y la Universidad Técnica de Delft (Holanda). Creada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1973, la Universidad de las Naciones Unidas (UNU) es una comunidad internacional de estudiosos dedicada a la investigación, formación avanzada y difusión de conocimientos relacionados con problemas globales acuciantes.
 
info:  Clara Bilbao,  bilbaoc@gaiker.es

© 2018 GAIKER Centro Tecnológico

Parque Tecnológico, Ed. 202. 48.170 Zamudio (Spain)

T.: +34 94 6002323, F.: +34 94 6002324

Mapa WebEnlaces de interésAccesibilidadPolítica de PrivacidadAviso LegalPolítica Cookies

XHTML válido CSS válido Rss
Esta web utiliza cookies. Puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +