euskara | castellano | english
Foto de cabecera Home
Skip Navigation Links Home » Actualidad » Entrevistamos a

Pedro Luis Uriarte | Presidente de Innobasque, la Agencia Vasca de la Innovación

"Nuestra visión es hacer de Euskadi el referente europeo en materia de Innovación" | octubre 2007

  
 
 
Pedro Luis Uriarte es el Presidente de Innobasque,  la Agencia Vasca de la Innovación, recientemente creada por el Gobierno Vasco para coordinar los esfuerzos en materia de innovación e investigación de los sectores público y privado en Euskadi.

Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas por la Universidad Comercial de Deusto, Uriarte inició su carrera en General Electric y Crown Cork Company. Tras siete años en el mundo industrial, comenzó una dilatada carrera bancaria, para ser nombrado, en 1994, Consejero Delegado de BBV. Tras la creación de BBVA, fue Vicepresidente y Consejero Delegado de este Banco hasta 2001. Entre 1980 y 1984 hizo un paréntesis en su carrera profesional para ser Consejero de Economía y Hacienda en el primer Gobierno Vasco.
 
Actualmente, compatibiliza su nuevo cargo con la Presidencia Ejecutiva de "Economía, Empresa, Estrategia", consultora estratégica creada por él. Es Consejero de varias empresas y profesor en el Master de Gestión Avanzada de la Universidad de Deusto. También es miembro del Consejo de Gobierno de esta Universidad y del Instituto Vasco de Competitividad, miembro del Patronato de CEIT-IK4 y colabora con distintas actividades sociales. 
......................................................................................................................................................................................
¿Cuáles son los objetivos de la Agencia Vasca de la Innovación?
El pasado 5 de Julio, día en que presentamos la Agencia, resumí el objetivo en una sola frase, nuestra Visión: HACER DE EUSKADI “EL” REFERENTE EUROPEO EN MATERIA DE INNOVACIÓN.
Esto se entiende fácil: no sólo tenemos que ser los mejores en Europa, sino que aspiramos a ser la referencia fundamental en estas cuestiones que son claves para nuestro futuro y el de todos los países europeos.

¿Es un objetivo genérico?
No. Quiere decir que debemos aspirar a batir a los que hoy van en cabeza y nos ganan por goleada, a Finlandia, a Baden Wutenberg, al Londres metropolitano. A partir de hoy esa es nuestra referencia a superar, en una serie de indicadores muy concretos.
Esto es hoy racionalmente imposible, pero lo vamos a intentar y, si hacemos las cosas bien, lo podemos y lo vamos a lograr.

¿Está seguro de que se puede lograr?
Por supuesto. No existen imposibles.
Mire algo que puede resultar ilustrativo: Euskadi es ya hoy una referencia en Europa en el ámbito de la innovación tecnológica. Eso que era imposible hace unos años, se ha logrado gracias al apoyo que han recibido, de empresas e instituciones, los agentes como GAIKER, el resto de Centros integrados en IK4 y en Tecnalia, los CICs, la Universidad y las propias Unidades de I+D de nuestras empresas. ¿Quién hubiera creído hace años que esto era posible?
Tenemos que tener la máxima confianza en nuestras fuerzas.

¿Qué se va a hacer para ello?
La Agencia Vasca de la Innovación se debe convertir - se va a convertir -  en un poderoso instrumento de transformación para hacer realidad esa Visión.
Lo vamos a hacer, siguiendo lo que recogen nuestros Estatutos favoreciendo e impulsando el desarrollo de la innovación en Euskadi, tanto la tecnológica como la no tecnológica, y fomentando el espíritu emprendedor y la creatividad.
El fin que se persigue con todo ello es elevar la competitividad de las organizaciones vascas de todo tipo y de su economía, en los sectores primario, secundario y terciario, y mejorar la calidad de vida presente y futura de toda la sociedad vasca.
Como se puede apreciar, hemos dibujado un programa tremendamente exigente.

¿Quiénes integran la Agencia?
Esto también está ya previsto en los nuevos Estatutos. Plantean un triángulo equilibrado: el Sistema Empresarial y Social, La Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación y las Instituciones.

¿O sea que va a cubrir un espectro más amplio que el de Saretek?
Así es: oferta, demanda y “facilitadores”, en su sentido más noble.
Me parece importante destacar que en la misión de la Agencia que le acabo de comentar, ésta pone su objetivo fundamental en transformar las empresas y la sociedad.
De lo que se trata no es sólo de transformar e impulsar la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación, sino de que los agentes económicos y sociales asuman la necesidad de transformarse y, además, que se impliquen al máximo en el Sistema que les tiene que ayudar en este objetivo de necesaria transformación.

¿Qué van a hacer en los otros campos?
La Agencia quiere dar un fuerte impulso a la transformación empresarial y a la innovación social. Entendemos que aquí es preciso trabajar mucho y con una mirada limpia, con unas bases nuevas que es preciso construir partiendo de experiencias muy interesantes que ya se están impulsando, en ocasiones desde hace años y sin demasiados apoyos. Todo esto hay que trasladarlo después a los agentes de la oferta, que hasta ahora ha tenido un componente mucho más desarrollado de innovación tecnológica.

¿Cómo se conexiona esta Agencia con las otras dos patas de lo que el Lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha denominado “el tridente”, es decir con la Fundación Ikerbasque y el Consejo Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación?
El Decreto del Lehendakari 1/2007, publicado el 13 de Julio pasado, sienta las bases de la nueva arquitectura institucional, y le asigna al Consejo Vasco la función de ser el órgano superior de participación, asesoramiento y liderazgo de la política científica, tecnológica, de investigación y de innovación en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Euskadi.
Por lo tanto, es precisamente en este Consejo, en el que participan los Presidentes de la Agencia Vasca de la Innovación y de Ikerbasque, en dónde se establece una conexión sólida de los integrantes del “tridente”.

¿Tiene sentido ese Consejo? ¿No hay demasiados ya?
No sé si hay demasiados o no, pero ninguno como éste. Y ello, en primer lugar, por su nivel, pues lo preside el propio Lehendakari. En segundo, por su representatividad: Gobierno Vasco, Diputaciones Forales y Universidades, también al máximo nivel, y responsables de Ikerbasque y de la Agencia Vasca de la Innovación. Y, por último, por sus ambiciosos objetivos, críticos para que la Segunda Transformación de Euskadi sea un gran éxito, como lo ha sido la primera.

¿Qué papel desea desarrollar la Agencia Vasca de la Innovación en ese organismo?
El papel de la Agencia Vasca en este Consejo está sobre todo orientado a llevar la voz del Sistema Empresarial y Social, especialmente en todas aquellas cuestiones vinculadas a la Política Tecnológica y de Innovación.
Además, se le ha encomendado, entre otras, las funciones de Secretaría Técnica del Consejo, que siempre son importantes en un organismo de esta naturaleza.

¿Y Ikerbasque?
Ikerbasque, de acuerdo a sus fines, se centrará de forma especial en el apoyo de la Política Científica, por ejemplo, a través de la incorporación de investigadores de primer nivel.
 
¿Por qué hay dos organismos, Ikerbasque y Agencia, y no sólo uno?
Por funcionalidad. No se trata de separar ni poner barreras entre la Ciencia, Tecnología e Innovación, sino todo lo contrario: acordar un modelo de funcionamiento en el que cada uno tenga claro cómo debe apoyar al otro. Todo ello con la visión última puesta en las empresas, en la Universidad y en la propia sociedad.
 
Usted ha dicho recientemente que la Agencia es “un proyecto privado con un inteligente apoyo público”. ¿Qué quiere decir esto?
La Agencia Vasca de la Innovación es un proyecto privado, alentado inteligentemente desde el Gobierno Vasco. El inteligente apoyo público lo demuestra el hecho de que, siendo privada, pueda participar en el Consejo Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación y llevar allí la voz de la empresa, del sistema tecnológico vasco y de la sociedad y sus distintas organizaciones.

¿Pero cómo van a conseguir hacer llegar esa voz?
Nuestra Agencia de la Innovación nace con un objetivo muy ambicioso, y sólo lo conseguiremos si involucramos en este objetivo a empresas y trabajadores, y sus organizaciones representativas, a las organizaciones sociales y a la propia sociedad, que tienen que sentirnos como suyos.
De momento nos hemos marcado como objetivo llegar a 300 asociados para finales de este año, todos ellos de máxima cualificación.
Conseguido este objetivo, no tengo ninguna duda en que las Instituciones vascas apoyarán, como lo han venido haciendo hasta ahora, las propuestas que cuenten con un fuerte respaldo privado.
Euskadi es una excelente referencia de colaboración público-privada y tenemos que serlo ahora más que nunca.

¿Su Presupuesto será importante?
Cualquier gestor sabe que para hacer cosas es preciso tener recursos, y en este sentido para responder a los retos que tiene la Agencia es preciso contar con recursos muy importantes. Es evidente que la Agencia deberá gestionar estos recursos, con eficacia y al servicio de sus asociados.
Pero la clave de su éxito residirá, sobre todo, en el grado de influencia que sea capaz de alcanzar, para que los recursos manejados por empresas, organizaciones e instituciones se canalicen en una misma dirección, sin duplicaciones, con la máxima eficacia, para que la innovación tenga un fortísimo impulso en Euskadi.
El Lehendakari  también dijo recientemente que la vida, para ser comprendida, debe ser mirando hacia adelante. La Agencia Vasca de la Innovación pretende hacer lo mismo, pero ¿dónde fija su punto de mira? ¿Cuál es su horizonte?
Precisamente fue el Lehendakari, en el Debate de Política General, celebrado en el Parlamento Vasco el año pasado, quien definió de forma muy precisa nuestro horizonte: tenemos que afrontar un apasionante proceso de transformación, la Segunda Transformación Económica para Euskadi.

Pero si se viene insistiendo que nuestra situación económica es muy buena, ¿para qué es necesario afrontar esa transformación?
Porque el País Vasco, con lo mucho que ha avanzado, hasta convertirse en una sociedad próspera, con un presente espléndido, no tiene garantizado el futuro económico.
Como todos los países más avanzados del Mundo, Euskadi se halla inmersa en una economía globalizada. Eso significa una mayor, y mucho más fuerte competencia, la necesidad de aportar más valor añadido y asumir que se avanza hacia un nuevo modelo de sociedad basada en el conocimiento.
Esta “nueva sociedad” se cimenta en la creatividad, en las ideas, en el emprendizaje y en la innovación. Y esas son las claves de esa necesaria Segunda Transformación.
Si queremos que los vascos del futuro disfruten de la calidad de vida de los de hoy, o mayor aún, hay que transformarse. Y hacerlo intensa, extensa y profundamente.

¿Qué grado de dificultad tendrá esa Segunda Transformación?
Mucho. Pero no será ni dura, ni dramática, como la anterior. Ése es uno de sus peligros, porque el riesgo que se corre y el reto que plantea hoy no se sienten, sólo se presienten. Y esto último, sólo por países, y personas, especialmente concienciados. Nosotros tenemos que ser uno de ellos.
Además, el proceso para poder completar esa necesaria transformación, será un proceso de una cierta duración. Es un trabajo de más de una década, de la misma forma que el trabajo de las décadas anteriores nos ha llevado a completar con éxito la Primera Transformación, que se ha traducido en un salto de gigante en el plano económico, partiendo de una gravísima situación de crisis y recesión. Ahora hay que lograr ese mismo éxito en la Segunda.

¿Con qué referencias cuentan?
El País Vasco cuenta ya con dos trabajos excelentes realizados por el Gobierno Vasco: el importante Plan de Competitividad Empresarial e Innovación Social 2006–2009 y el decisivo Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2010. Ambos constituyen excelentes ejercicios de planificación que proporcionan a la Agencia un punto de mira concreto e imprescindible para empezar a trabajar.
En este sentido, quiero resaltar, porque es de justicia, que la labor desarrollada por la Consejera de Industria, Comercio y Turismo y por el Consejero de Educación, Universidades e Investigación, y sus respectivos equipos, ha resultado fundamental. Por eso, felicito a GAIKER por las entrevistas incluidas con ellos en los números de Oldartu anteriores que me han parecido muy interesantes.

¿Cuál será el papel de los Centros Tecnológicos en este nuevo contexto que se está dibujando?
Fundamental. Los Centros Tecnológicos son agentes privados, que durante muchos años han sabido llevar a la práctica de forma excelente la lógica de la colaboración público-privada y responder con lealtad al apoyo que han venido recibiendo de las empresas e instituciones vascas. Han hecho un gran trabajo, en conjunto, y estoy seguro de que lo seguirán haciendo.
Precisamente este año en el que se celebra el XXV Aniversario del Decreto de Tutela que dio origen a esta institución, no me cabe ninguna duda de que los Centros renovarán su compromiso con el Sistema y abordarán con energía y visión la transformación que es precisa en este momento.
 
¿Qué tipo de cambios deberían abordar?
Eso corresponde decidirlo a los responsables de los mismos. La visión del Gobierno Vasco es clara, como se deduce del Decreto del Lehendakari que he citado antes, que ya recoge el papel clave de las Corporaciones IK4 y Tecnalia en el Subsistema de Desarrollo Tecnológico e Innovación. La referencia es concreta en reforzar este papel, y les solicita a los agentes que realicen un mayor esfuerzo para desarrollar programas de investigación en ámbitos estratégicos para el desarrollo económico y social del País Vasco en el medio y largo plazo.
Para lograr esto, se señala en ese Decreto que será necesario profundizar en la cultura de la coordinación, la colaboración y del trabajo en red, en la especialización y la optimización de recursos, para alcanzar las masas críticas necesarias, y en el desarrollo del nivel de excelencia y de las relaciones de cooperación con otros agentes del entorno europeo y mundial, para acelerar procesos de generación, transferencia y explotación de tecnología.
Son objetivos muy claros y exigentes que estoy seguro que los Centros harán suyos y sabrán cumplir.

¿El trabajo de la Agencia Vasca de la Innovación interferirá con el de la SPRI?
En absoluto. Son dos ámbitos distintos, que se complementan. Yo participé en el nacimiento de la SPRI, hace 25 años. En este tiempo, la SPRI ha hecho un trabajo colosal y lo sigue haciendo. Tendrá toda nuestra colaboración y apoyo en todo lo que nos plantee.
 
¿Cómo han acogido las Diputaciones Forales la creación de la Agencia Vasca de la Innovación?
Muy favorablemente. Lo confirman los contactos que ya hemos tenido.
 
En ese importante Decreto se establece, como antes decía, que la Agencia ostenta la Secretaría Técnica del Consejo Vasco de Tecnología e Innovación ¿Supone esto que de alguna manera va a ejercer el liderazgo del nuevo Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación?
El Lehendakari es quien preside el Consejo. Pero entiendo que al asignarse a la Agencia, la Secretaría Técnica del mismo quiere que el Sistema Empresarial, las organizaciones sociales y la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación se impliquen de forma muy directa en el gigantesco esfuerzo colectivo que va a impulsar.
Para que se impliquen, es preciso en primer lugar escucharles y darles un canal directo de participación, que es la Agencia, en este caso en la persona de su Presidente.
Por lo tanto, la Agencia como institución y su Presidente en particular, tienen voluntad de ser un instrumento al servicio de que este objetivo no se quede en palabras, sino que efectivamente se lleve a la práctica.

Permítame una pregunta personal muy directa pero que resulta imprescindible dado el papel que se asigna a un ente privado, como es la Agencia Vasca de la Innovación. Se ha comentado que su cargo de Presidente no es retribuido. ¿Es así?
Efectivamente, es así. Precisamente para que mi trabajo en la Agencia y mi responsabilidad de transmitir en el Consejo la voz de los socios de la misma no esté condicionada por otros intereses, he querido que mi puesto no sea remunerado, de forma que pueda tener la máxima independencia en mi actuación.

Pero ¿va a ser un cargo ejecutivo?
Así es. Totalmente. Seré uno más del equipo ejecutivo de la Agencia, desarrollando las responsabilidades que corresponden al Presidente.
 
¿Va a dedicar mucho tiempo a esta tarea?
Sí, mucho. Todo el que haga falta. Por estas semanas de experiencia, estoy ya seguro de que mi dedicación va a ser intensa y extensa. Lo mismo que la del equipo.
 
Si se trata de un cargo privado no remunerado que además requiere dedicar mucho tiempo y trabajo, ¿por qué lo ha aceptado?
Por tres razones. En primer lugar, la fundamental, por compromiso. Creo que en estos momentos, decisivos para el futuro, todos debemos dar un paso al frente para conseguir que la Segunda Transformación Económica de Euskadi sea un gran éxito.

Además, este cargo representa un gran reto, con un grado enorme de dificultad para traducirlo en éxito. Pues bien, a mi esos retos son los que me atraen. Me encantan y me estimulan.

Finalmente, por convicción. En los últimos años he reflexionado mucho sobre estos temas y creo que el camino trazado, y la estrategia diseñada desde el Gobierno Vasco, es la correcta y acertada para una economía como la nuestra.

¿Con qué personal va a contar?
En primer lugar, con el de Saretek, tras su generosa e inteligente transformación en Agencia Vasca de la Innovación. A él se han incorporado ya dos ejecutivos, relevantes y muy conocidos, Txema Villate, que es el Director General de la Agencia, y Guillermo Dorronsoro, como Director General de Innovación Tecnológica. Dos grandes personas con los que estoy encantado. A ellas seguirán otras de un perfil profesional complementario y de otros orígenes.

Puedo adelantar, porque ya lo hice en mi primera intervención como Presidente, que la Agencia contará con un equipo potente, de alta cualificación, muy motivado y con experiencia. No creo que haga falta que sea muy numeroso, pero sí que debe reunir lo mejor de los profesionales que se mueven en el campo de la innovación, entendida en su sentido más amplio.
 
¿Quiénes van a constituir sus órganos rectores?
La estructura de la Agencia será la que decidan sus socios que debe tener para cumplir las tareas que le encomienden. En este último trimestre completaremos la primera fase de incorporación de socios, y la Junta Directiva y Comité Ejecutivo de la Agencia se adaptarán para recoger el triángulo de presencias al que antes he hecho referencia.

En ese momento, propondremos un Plan de Actuación y los recursos precisos para llevarlo adelante y podré contestar a esta pregunta de forma definitiva.

¿Qué nivel van a tener esos órganos?
Si queremos que la voz de la Agencia pese y resuene, en ese gran esfuerzo colectivo de transformación, es necesaria la activa participación de todos los líderes empresariales, sociales, tecnológicos, académicos e institucionales con que cuenta hoy Euskadi. Por lo tanto, el nivel personal debe ser el máximo, de ellos y de sus equipos.

¿Cuáles van a ser las principales áreas de trabajo?
Las grandes áreas en las que me gustaría concentrar el trabajo de la Agencia, como ya lo he señalado, son la transformación empresarial y la innovación social. También me parece muy importante que la Agencia recoja y potencie las áreas de innovación tecnológica e internacionalización, conectando con la labor ya desarrollada en estos ámbitos.
Complementando estos cuatro grandes campos de trabajo, hay otro decisivo en este proyecto, el de la comunicación, donde pensamos que la Agencia debe realizar un intenso esfuerzo.

¿No se hacía todo esto hasta ahora?
Vamos a asumir un compromiso de no duplicar recursos. Por eso la Agencia ha nacido de Saretek, que se transforma, y estamos abiertos para incorporar al esfuerzo de la Agencia a las organizaciones más activas en las áreas señaladas, si sus socios y sus órganos de gobierno lo consideran conveniente y oportuno.

De esta forma, podría acelerarse y reforzarse la consolidación de la Agencia, pues en Euskadi hay experiencias muy ricas e interesantes que deben aprovecharse.

Tal como está configurada y con los planes que tiene ¿la Agencia tendrá mucho poder?
Tener “poder” no es el objetivo de la Agencia, sino lograr, por sus propios méritos, una gran capacidad de orientación, estímulo, concienciación e influencia. Y ello se logrará por actuaciones propias y por su participación activa en el Consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación, y en su Secretaría Técnica y, además, desarrollando otras funciones que se le asignen.

Para lograr todo ello, es crítica la participación activa de sus socios. La Agencia Vasca de la Innovación llegará hasta donde quieran llevarla sus socios.
 
¿Cree, de verdad, que los socios de la Agencia van a apostar por este nuevo proyecto?
Estoy convencido de ello y los contactos que hemos mantenido con personas relevantes nos lo confirman.
Espero, y deseo, que haya una gran participación, que la Sociedad aproveche esta oportunidad única y que la Agencia juegue el papel relevante, en la Segunda Transformación Económica Vasca, para el que ha sido creada.

¿Quiere decir algo más a los lectores de Oldartu?
Si, algo muy importante: necesitamos vuestro apoyo directo, vuestra colaboración y vuestra participación, para conseguir que la Agencia Vasca de la Innovación cumpla con el exigente objetivo que nos hemos marcado y que creo que todos ambicionamos: hacer de Euskadi “el” referente europeo en materia de innovación.

Este desafío sólo podía superarse gracias a un gran esfuerzo colectivo. Pedimos vuestra participación directa, y vuestra ayuda, para lograrlo.
 
info:  Clara Bilbao,  bilbaoc@gaiker.es

© 2018 GAIKER Centro Tecnológico

Parque Tecnológico, Ed. 202. 48.170 Zamudio (Spain)

T.: +34 94 6002323, F.: +34 94 6002324

Mapa WebEnlaces de interésAccesibilidadPolítica de PrivacidadAviso LegalPolítica Cookies

XHTML válido CSS válido Rss
Esta web utiliza cookies. Puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +